Suiza: De mercenarios a imparciales

Al día de hoy Suiza se conoce como un país neutral. Este hecho lo convierte en un lugar muy seguro para el turismo. Pero, esa neutralidad no fue parte de los suizos desde sus inicios. 

Suiza fue formada por pequeñas alianzas entre estados que buscaban defender su territorio de las invasiones durante la Edad Media entre 1291 y 1332. En esa época eran buenos mercenarios, no solo porque tenían que defenderse, si no porque eran muy pobres. Los suizos no tenían un sistema de agricultura que pudiera alimentarlos, no estaban cerca del mar para comerciar, y tampoco tenían recursos que pudieran exportar. Estos motivos los convirtieron en hábiles mercenarios, ya que para poder comer y vivir, tenían que pelear. 

Estas habilidades fueron puestas a prueba cuando en la batalla de Marignano en el 1515 los franceses llegaron a atacarlos con su desarrollada artillería y armaduras protectoras mientras que ellos sólo contaban con lanzas y picas medievales. 

Luego de esa derrota los suizos reconocieron que no podían luchar contra tales avances bélicos  y se retiraron de las guerras y situaciones políticas que ocurrieron para ese entonces en Europa. Sólo continuaron sirviendo a Francia por algún tiempo hasta que llegaron a la conclusión que era mejor ser neutrales y no estar del lado de ningún bando. 

Más tarde cuando el congreso de Viena se reunió en 1814-1815 para resolver la paz en Europa tras la guerra de la Revolución francesa, los suizos decidieron que querían ser neutrales.

Desde ese entonces, en 1815, Suiza no ha formado parte de las guerras que han ocurrido a su alrededor como lo fue la Primera y la Segunda guerra mundial. 

Gracias a esta decisión de neutralidad, en Suiza se conservan muchas estructuras de la Edad Media, ya que sus pueblos no fueron invadidos y destruidos por las guerras. 

Suiza mercenarios a neutrales

La próxima vez que visites a Suiza recuerda que el valor de la arquitectura de esa nación recae en su decisión de neutralidad. 

Leave a comment